Crónica de una muerte no anunciada

Muy pocos saben que, a pesar de mis últimas elecciones de géneros literarios, los cuales disfruto en demasía también, mi primer libro adulto fue "El Amor en tiempos del Cólera", de Gabriel García Márquez.



El me enamoró; me llevo de la mano, cual niña chiquita, a través de la historia de Florentino Ariza y Ferrmina Daza; me hizo "faltar" a clases, para adentrarme en mundos reales y mágicos (realmente, fue deliberada y anárquicamente decidido por mí). Hizo que odiara Macando y sus "100 Años de Soledad", los cuales se convirtieron en 6 meses de tortura.




Y hoy... hoy se nos fue, dejándome con ojos de perro triste, en medio de la hojarasca, preguntándome muchos 'hubiera': ¿Qué hubiera sido si no lo habría descubierto? ¿Qué hubiera sido si no hubiera leído "El amor..."? ¿Qué hubiera sido haber podido tomar una, tan solo una clase con él? ¿Qué hubiera sido el solo preguntarle: "Realmente, ¿el amor es un demonio o es la debilidad humana de sentir"?


Hoy quise derramar lágrimas, más mis ojos no pudieron. Estaban demasiado tristes, desolados, como para llorar. 


Te nos fuiste. Solo queda quedo pendiente que nos contaras cómo  es Gabo después de Gabo. Memorias abundan, pero como las tuyas, nunca más serán escritas. 

Gracias por libros maravillosos y torturas interminables. 
Gracias por elegir México como tu casa durante estos últimos años. 
Gracias por ese realismo mágico impregnado en cada libro, cada párrafo, cada palabra tuya escrita. 



Seguramente estarás con Fidel, Sor Juana, Octavio, jugando a burlarse y engañarnos de nuestro descontento por tu partida.


Dicen que se los llevan de tres... pero no sé que tan cierto sea esto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te invitamos a comentar este post. Recuerda ser respetuoso.