Reseña-Ríos De Londres

Decepción. Esa fue la mayor sensación que el libro de Ben Aaronovitch dejó en mí de principio a fin. Como muchas veces suele suceder, no conocemos nada del autor ni del libro en sí, pero una vez caemos enamorados de la portada y la sinopsis nos tienta con descaro, no tenemos más remedio que hacernos al ejemplar y ver de qué va la cosa. Eso fue exactamente lo que hice con Ríos De Londres. Debo confesar que tras varios meses aguardando por el momento de leerlo, las expectativas habían aumentado bastante. Fue por ello que la decepción y el desengaño fueron más latentes que nunca.
Ríos De Londres es el primer libro de la que hasta ahora es una tetralogía girando en torno al agente  Peter Grant de la Policía Metropolitana de Londres, un hombre que de repente se ve envuelto en casos que superan lo normal y común. Grant descubre que ciertos delitos en Londres tienen un tinte sobrenatural y por tanto deberá  ponerse en contacto con los superiores indicados que le transmitan información necesaria para rastrear a los villanos de ultratumba. En el camino habrá enfrentamientos algo escabrosos y escenas que tienen su aire mágico, enigmático. Para mí todo esto sonaba bien en el resumen. Contaba con algo ingenioso que bien podría darme un rato muy agradable. Pero me equivoqué demasiado.
En primer lugar, el mayor fallo que le vi a la historia fue la flojísima transición de lo común a lo sobrenatural. El modo en que el personaje central y los demás asimilan los sucesos paranormales es tan poco veraz y débil que desde allí ya me desconecté bastante de la trama. Es como si el entablar charlas con un fantasma fuese lo más común hoy cuando ayer ni se sabía a ciencia cierta si existían. Quise obviar este detalle y proseguí. El inconveniente fue que el relato fluía lentamente, con demasiados episodios aburridores. Sin mentir ni exagerar, apenas sentí que me enganchaba con las aventuras escritas en el libro por allá en la página 200, cuando apenas me restaban 100 para terminar. Y eso no es lo peor. Lo trágico es haber llegado a la página 250 y querer con todo tu corazón abandonar la lectura allí. Sí, así de malo se me antojaba el desenlace.
Lo que terminó de hastiarme fue el humor soso, insulso. Tal parece que es el típico humor londinense, pero lo cierto es que no le encontré gracia a las ocasionales bromas plasmadas por Aaronovitch. Los personajes no sobresalen, aunque tampoco son malos del todo. Ahora bien, si hay algo que destacar, es la precisión con la que el escritor describe los distintos puntos de Londres donde se sucede la trama. A menos que nos haya mentido a todos los que le leímos, Aaronovitch nos da un muy buen tour por la capital inglesa sus ríos. Quienes la conozcan podrán imaginar fácilmente los diferentes escenarios, y quienes no, llegamos a conocer un poco de tan emblemática ciudad.
Yo soy de los que se goza cualquier lectura y no suele encontrarle peros a un libro, pero con éste en particular las cosas fueron terribles. Y créanme, aún sigo algo sorprendido por ello. Más aún si se tiene en cuenta que en Goodreads dicha novela ha recibido casi 6500 calificacionesque le dan un promedio de 3.93/5, una cifra nada mal cuando en mi caso no me quedó de otra más que otorgarle un 1.
Así que allí lo tienen. Mientras yo despotrico de la obra y no la recomendaría jamás, otros le dan buenas calificaciones. Es entendible, por supuesto. De todos modos, en el mejor de los casos Ríos De Londres no pasará de ser una lectura light que si llega a ser de tu agrado, puede ofrecerte un par de tardes y noches amenas, nada más. En lo que a mí respecta, mejor paso la página y trato de olvidar un libro que no me cautivó en absoluto.
Jef Volkjten

2 comentarios:

  1. Vaya, yo le tenía un poquito de ganas, pero ahora, nada de nada XD

    Gracias por la reseña.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, lamento llevarte la decepción.De todos modos,como dije, a muchos les interesó bastante y quizá haya sido sólo un problema mío,aunque créeme que muy raramente critico un libro de este modo en que lo hice ahora. Estoy leyendo Anochecer de Isaac Asimov y Robert Silverberg y estoy totalmente enganchado. Historia amena que vale la pena. Ahí es cuando me fijo que al comparar ambas novelas, la que reseñé aquí no es tan buena ni mucho menos.
      ¡Gracias a ti por leerla!

      Eliminar

Te invitamos a comentar este post. Recuerda ser respetuoso.