Predestinados..

—¿Y jamás se lo has contado a nadie en todos estos años? ¿Cuándo eras pequeña nunca se lo mencionaste a nadie, ni siquiera por accidente? — preguntó Lucas con escepticismo.
—¡Venga ya, Lucas! ¡No soy estúpida! Vi ET, ¿sabes? Sé de sobra lo que los tipos con bata blanca le hicieron a Eliot y al extraterrestre —replicó Claire con aire disgustado—. Jamás traicionaría a Lennie. Ni a vosotros, por cierto.

Helena, predilecta de la diosa del amor, bajó las escaleras para deslizarse en su cama vacía, mientras Lucas, hijo del Sol, se recostaba sobre los codos para observar al astro dios iluminar las tablas vacías del mirador de su amada.

Cogió un lápiz de ojos de color verde que Claire se había olvidado la última vez que había pasado allí la noche y escribió «EL RÍO QUE NO PUEDO RECORDAR» en el espejo, por si acaso volvía a olvidarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te invitamos a comentar este post. Recuerda ser respetuoso.