Una enamorada de los libros.



Siempre fui una niña enamorada de los libros. Durante mi infancia y aunque crecí sin demasiados problemas, por circunstancias muy determinantes en mi vida que me marcaron a posteriori, los libros fueron mi refugio, en lugar donde acudir cuando me sentía sola, cuando nadie me entendía, cuando me sentía incomprendida..... en definitiva, eran mi medio de transporte a un lugar donde no llegaba el dolor, ni la pena, ni la incomprensión. Con todo  parece que fui  una niña infeliz y esto, queda bastante lejos de la realidad. Tengo la gran suerte de contar con una familia maravillosa que me ama y a la que amo incondicionalmente, pero hay ciertos tipos de dolor y de perdida que un niño no siempre sabe expresar aunque lo necesite. Yo perdí a una personita muy especial para mi, cuando era todavía una niña pequeña, y aquella perdida supuso , un antes y un después en mi vida. Parte de mi se fue con ella, se llevo parte de mi corazón al lugar donde fue. En aquel momento algo cambio dentro de mi, las lágrimas no eran suficientes. Un vacío se instalo en mi pecho y ningún miembro de mi familia conseguía llegar donde yo me encontraba, donde mi corazón y mi mente se habían retirado, un lugar en donde el sentimiento de perdida y la soledad de mi joven alma eran todo cuanto tenia, o al menos así lo percibía yo en mi mente infantil. 
Siempre me había gustado leer y escribir, lo hago desde muy pequeñita, pero fue en aquel momento, cuando encontré realmente en los libros el consuelo que no encontré en ningún otro lugar excepto en mi perro,  (si, en mi perro, otro ser maravilloso, un amigo  con el que he tenido el honor y el placer de compartir algunos años de mi infancia) que fue el otro flotador al que agarrarme en aquellos malos momentos.... El calor de mi perro, su cariño incondicional , sin reproches , acompañandome en mis silencios con los suyos y mis fantásticos viajes a través de las paginas de los libros, fueron los que me salvaron de la tristeza infinita que me inundo por la marcha de aquella persona tan especial que era una hermana para mi. Creo que he compartido esto con muy pocas personas y  verdaderamente no se porque lo comparto ahora con todos aquellos que os dignéis a leer esta anécdota, que mas que una anécdota parece una intima confesión, pero supongo que tras el pasar de los años es un paso mas en la curación  de la herida que aquel acontecimiento dejo en mi alma. Fue un punto de inflexión que marcaría la persona que seria cuando creciera y por ende, la persona que soy ahora. 
Los libros siguen siendo mi refugio, el escape a mis problemas cotidianos, a mis tristezas, a mis miedos... También son fuente de alegrías y risas, me ayudan a aprender , a superarme, a ponerme en la piel de los demás, me enseñan a ser altruista y generosa.... Son una fuente de inspiración en si mismos. 




Recuerdo además con mucho cariño, que cuando termine mi etapa escolar, en el colegio hicimos una especie de libreto con las fotos y direcciones de todas las alumnas y compañeras que terminabamos el  ciclo , como una especie de anuario, pero mas sencillo, y los profesores  nos dedicaron unas palabras  a cada una de nosotras .... Recuerdo que mi profesora de literatura y lengua me escribió con mucho cariño: "Para mi mejor lectora". Aquellas simples palabras me llenaron de orgullo interno, y las he atesorado durante años.... Fueron el fruto de pasar horas y horas de recreo durante los periodos de descanso entre las clases, leyendo sentada en un banco en el patio de mi colegio, mientras todos los demás niños jugaban  y se divertian.... Yo me sumergía en mi lectura, y a veces olvidaba incluso que tenia que tomarme el almuerzo....  Aquella durisima perdida que tanto me costo superar, fue el inicio de mi vida como lectora compulsiva , de leer todo cuanto caía en mis manos, de ir puliendo mis gustos literarios y de empezar con mis propias historias... 
No quiero que os de la impresión de que es algo triste lo que os cuento , porque no lo es, todos aprendemos de la experiencia, e incluso la perdida de un ser querido,  nos ayuda a crecer como personas y a madurar.... Esa personita todavía sigue conmigo y siempre lo hará, y tras su marcha , busque llenar mi vida con la compañía de los libros, habito que todavía conservo y que siempre conservare. Tengo mucho que agradecer a la lectura. Fue mi apoyo cuando lo necesite, mi paño de lágrimas, mi botiquín de la risa, mi consuelo.... Y gracias a ello, y a algunos otros factores que influyeron en mi vida de una forma o de otra, hoy soy quien soy. La lectura es la amiga silenciosa que siempre te comprende, que nunca te reprocha y que se brinda a acompañarte en el camino de la madurez si la dejas acompañarte. Todo ello y mucho mas que no llego a saber expresar, fue la lectura para mi cuando era una niña triste, que no sabia expresar lo que sentía, que  no comprendia porque tan a menudo se le escapaban las lágrimas,  y que en un mundo de letras, encontró la alegría  que la perdida había arrancado de su corazón.
Gracias por ser parte de la cura, porque aunque no lo sepáis, ahora formáis parte de ella.

Raquel M.

7 comentarios:

  1. Gracias por compartir estas sabias palabras con nosotros... pues para mi también la lectura ha sido un refugio. Y como bien dices es nuestra amiga silenciosa.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Angelita!! Es un placer poder compartir una pequeña parte de mi con vosotros!! Besos a ti tambien!!

      Eliminar
  2. estoy totalmente deacuerdo, como no soy de las personas que se expresan muy abiertamente, encuentro esas sensaciones cuando leo.. resulto ser rara aveces :)

    ResponderEliminar
  3. No es raro...cada uno nos expresamos de distintas maneras y a distintos niveles....en los libros encontramos otro medio de expresion que nos facilita sentirnos comunicados con el mundo, tanto el real como el maravilloso mundo de la imaginacion....pero no debes sentirte rara por ello,a mucha gente le es dificil expresarse .....yo me expreso mucho mejor cuando escribo que cuando hablo en voz alta y no considero que sea una rareza....intento que sea una de mis virtudes y habilidades......muchassssss gracias por animarte a leer mi anecdota de hoy,estoy sumamente agradecida por vuestros comentarios...... ;)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Gracia por tu anecdota, y te comprendo perfectamente, a mi me ha pasado igual, ante mis perdidas, los libros han sido el único refugio seguro. Son la base de mi forma de ser actual y mis compañeros fieles y constantes.
    Te leo y tu sentir es el mio, aunque las experiencias de vida sean distintas. Yo me siento segura cuando me expreso por medio de la palabra escrita, hoy agradezco a las redes sociales el poder iniciar amistades, es como si me hubiera preparado para esta época, donde es más fácil, para mi, conocer personas y exprearme por escrito, que en persona, donde de alguna manera me vuelvo timida.
    Nuevamente gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti miehel,coincido contigo en lo de comunicarnos mediante las redes sociales....a mi tambien me resulta mas facil escribir que hablar en persona,donde me retraigo un poco y no me siento tan comoda....me siento mas yo misma cuando la gente presta mas atencion a lo que pretendo comunicar cuando escribo que a mi misma directamente....gracias a ti por tomarte la molestia de leerme....un saludo.

    ResponderEliminar

Te invitamos a comentar este post. Recuerda ser respetuoso.