¿Por qué todos deberíamos leer a Edgar Allan Poe?

Tanto si tienes una respuesta a esa pregunta, como si no, te invito a que leas el texto a continuación; pues Celeste Castillo, escritora de cuentos excelentes y lectora enamorada, nos trae una muy clara y apasionada respuesta.

¿Por qué todos deberíamos leer a Edgar Allan Poe?
O, ‘Cómo recuperar el miedo por los gatos negros’. La primera vez que leí una de sus historias no sabía lo que tenía entre mis manos. En uno de mis libros de Español de la secundaría se incluían algunos cuentos, y debido a la escasez de material de lectura que viví durante esos años, me vi en la necesidad de hojear aquel libro de texto gratuito, que habría de cambiarme la vida.
Pasé el dedo por el índice hasta que llegué a un título que llamó mi atención. Se incluía un cuento completo, El gato negro, de un tal Edgar A. Poe. Decidí darle una oportunidad. Busqué el número que coincidía con el de mi búsqueda y comencé a leer. Inmediatamente la narración me transportó a una celda sucia y en tinieblas, donde un hombre de voz gruesa y ansiosa me contaba la historia de la criatura que aterrorizó su vida. Durante ese relato, que se desenvolvía a lo largo de apenas cinco páginas, descubrí al que sería uno de mis autores favoritos de siempre.
Tan solo de recordar fragmentos de aquel cuento se me pone la piel de gallina, porque uno se imagina todo al leer un texto de Poe, y lo que es peor, uno lo siente todo. Desde las primeras líneas de El gato negro se sabe suficiente para sentir pena por aquel hombre, luego de la primera página, conocemos sus más grandes miedos, dudas y pesares.
Al terminar El gato negro, sentí una gran conmoción. Ante mí acababa de pasar el extraordinario secreto de aquel hombre, y de aquel gato, narrado con un miedo, con una gravedad, que provocan recelo. No se puede leer la historia sin sentir la necesidad de mirar de reojo y comprobar que no haya sombras acechando. Cerré el libro, con un escalofrío.
Quizá no me lo crean, pero desde entonces, encontrarme un gato negro en la calle me provoca una sensación de angustia y de recelo. Yo sé quién eres, pienso en mi interior.
Es posible que muchos no se atrevan a leer las historias de Poe, esas narraciones extraordinarias que quitan el aliento y agitan el corazón, porque, si al igual que yo, leen un libro para volverse uno con el autor, deben andar con cuidado. Leer relatos como El gato negro, El retrato oval, El corazón delator, El pozo y el péndulo; o poemas, como El cuervo o Annabel Lee, pueden llevarlo a uno a un estado de angustia y miedo que no estaba preparado para enfrentar. Mientras se está inmerso en la lectura se es un demente, porque los relatos de Poe, perturbadores e inquietantes, son un vicio insano.
 Por eso creo que todos deberíamos leer a Edgar Allan Poe de vez en cuando. Como diría él, para salvarnos de aquellos intervalos de terrible sanidad. 

Celeste Castillo
Twitter: @CelesteCastillo

1 comentario:

  1. Interesante entrada, yo también tuve mis inicios en la lectura por los libros de español que nos regalaban fragmentos de literatura universal y recuerdo como tú a El Gato Negro de Poe. En lo personal disfrute mucho su relato no cambió mi percepción de los gatos negros (animales a los que amo :3) pero si de lo que era la lectura. Siempre acostumbrado uno como estudiante a tener que leer textos con mucha información, fechas importantes que memorizar o con algún fin práctico, esta lectura me hizo transportarme a un mundo diferente desde mi pupitre en el salón de clases. Por ello le guardo cariño al autor Edgar Allan Poe por ser el quien con sus letras me inicio en mi vida de devora libros y por lo cual siempre le estaré agradecida.

    ResponderEliminar

Te invitamos a comentar este post. Recuerda ser respetuoso.