"Familia y amigos de lectores saben sobre ellos 10 verdades..."

El día de ayer publicamos en nuestras redes sociales un artículo que tuvo una acogida agradable y numerosa por parte de los lectores que nos leen en Librosintinta

El artículo en cuestión se titulaba "Familia y amigos de lectores saben sobre ellos 10 verdades..." y hacía referencia a los puntos básicos que las personas más cercanas a los lectores sabían o debían saber sobre ellos para tratar de entenderlos.

Comento que son básicos porque realmente hay muchísimos detalles que conforman la personalidad de un lector, pero hay algunos más importantes que otros y esos son los que trataremos en este post.

Si gustan agregar alguno pueden compartirlo con comentarios y posteriormente haremos una nueva lista con los agregados.

1-Ir a una librería tomará no menos de 2 horas.

Es una verdad indiscutuble. Para un lector, entrar en una librería es como ingresar a un pequeño (o gran) paraíso terrenal. Desde el momento en el que pone un pie en el umbral del edificio, el mundo queda desfasado y lo único que cobra relevancia es la cantidad de títulos disponibles, el precio de los mismos y la posibilidad de adquirirlos o por lo menos hojear unos cuantos. El tiempo que toma hacer lo anterior no es poco y quienes se han atrevido a acompañar a un lector a las librerías o bibliotecas, pueden dar fe de ello. 

Todo el proceso llevado a cabo por el amante de los libros podría ser rápido, pero éste no lo ve de esa manera ¿Por qué? Porque el tiempo no existe en ese lugar. Son sólo los libros y él. Quienes viven cerca de ellos notan a menudo que se pierde entre las páginas aún cuando no está leyendo, sólo observando las letras, los márgenes, la tipografía o simplemente la portada. Procesando información y soñando despierto. 

Posiblemente y al final de la visita, el lector no salga con libros en la mano por cuestiones económicas o indecisión. Pero es seguro que lleve ya en mente algunas decenas de títulos que tendrá pendientes por leer, varios autores por investigar y una cifra que alcanzar con ahorros para la próxima visita.

Realmente lo anterior no toma menos de 2 horas. Pero claro, los amigos y familiares ya lo saben o deberían de saber.

2-Mencionar la palabra "libro" frente a ellos, dará pie a largas conversaciones literarias.

No necesariamente tiene que ser libro, también puede ser el título, los personajes, el autor o inclusive una adaptación cinematográfica. Pronunciando cualquiera de ellos el lector lo sentirá como una clara invitación para conversar y compartir opiniones, aunque no sea esa precisamente la intención del comentario inicial.

Para el lector, hablar sobre estos temas forma parte de un interesante proceso social en el que comparte abiertamente sus experiencias, opiniones y formas de pensar. Es un punto en el que está dispuesto a entablar diálogos y aceptar el intercambio de mentalidades independientemente de si van o no de acuerdo a las suyas.

 Siempre ven en esas conversaciones una oportunidad para compartir, hacer nuevos amigos y crecer en varios sentidos.

Consideran que los libros y lo que conllevan, son por excelencia grandes opciones para dialogar. Algunas personas ajenas a la lectura lo saben y por eso esquivan las palabras clave tratando de evitarse el discurso. Pero la mayoría disfruta hablando con un lector, porque sencillamente es interesante hacerlo, porque enseña, apasiona e inspira.

3-En fechas especiales, siempre estarán esperando un libro como obsequio.

Pueden regalar tecnología en general, ropa, accesorios, videojuegos, etc. Pero independientemente de ello, un lector siempre estará esperando un libro como obsequio. Él supone que aquellos que se toman el tiempo para regalarle algo, le concen y por consiguiente tienen claro que con un libro pueden hacerlo inmensamente feliz.

Los lectores no son complicados. Basta sólo con preguntarle sobre sus géneros, autores o títulos para tener una referencia clara de lo que pueden obsequiar. Los libros, en comparación con algunos regalos, son bastante económicos. 

Por desgracia, también están dentro de la categoría "subestimados". Pero, para un verdadero lector no.

4-Cuando están leyendo, casi nada puede sacarlos de su mundo.

Casi nada, aclaro. Cuando el lector se sumerge dentro de una historia (y más cuando le gusta demasiado), se desprende del exterior para enfocar toda su energía y atención en lo que está haciendo, que es: leer. Su concentración, así como la imaginación y el mismo cuerpo, están sintonizados con la lectura que tiene entre manos. Difícilmente interrumpen esa conexión por estímulos externos sin mucha relevancia. Concen el entorno que les rodea y se han adaptado a las circunstancias.

Quienes conviven diariamente con ellos saben que es señal de respeto (y que valoran mucho) el que les brinden tiempo para leer sin interrupciones. Cuando se introducen en el libro, casi nada puede sacarlos de él.

5-Hay que esperar hasta que se termine la página.

Aquellos que los rodean nunca creen la frase "5 minutos más", "Ya merito", "Una página más". Porque si fuera por el lector, terminara el libro o lo continuara hasta que llegara el final. Pero en ocasiones esto no puede ser posible, y las lecturas se pausan hasta que se presenta la oportunidad nuevamente.
Lo mejor es esperar hasta que termine la página que está leyendo y pedirle un poco de su tiempo para tratar el asunto pendiente. El lector lo entiende y aprecia. 


Quienes no conocen a los apasionados lectores, siguen creyendo que en 5 minutos se desocuparán.

6-Los cambios drásticos de humor durante la lectura son frecuentes y deben ser comprendidos.

 Una buena historia, ágiles cambios de ritmo, realismo en los protagonistas y una gran habilidad para causar la empatía del lector pueden lograr que éste se involucre tanto con el libro que llegue a sentir como suyo cada acontecimiento de la historia. Llorar, reír o molestarse entre página y página es bastante normal. No hay que alarmarse, y eso muchos ya lo saben. Por eso los dejan ser y no interrumpen mientras se da. 

Los lectores son bastante sensibles cuando se trata de libros y su grado de empatía se acrecenta con cada nueva página cambiada.

7-Tener un café literario, una biblioteca y un club de lectura cerca, son parte de sus sueños más grandes.

Posiblemente es el sueño de muchos, pero más el de los lectores. Un sitio en dónde poder encontrar las historias que tanto te gustan, un lugar para descubrir nuevas aventuras, hacer amistades eternas o abrir los ojos a un nuevo mundo.

Compartir un café o copa de vino con un postre y ese excelente tomo que le prestaron. Sentirse como en casa, sentirse dentro y fuera de la historia. Disfrutar de los olores, sabores, de las páginas, las cubiertas, los personajes, la gente.

Si le preguntas a un lector y éste no te responde alguno de los tres, no es porque no lo haya pensado, es porque secretamente siempre estarán en los primeros lugares. Es así de simple, así de maravilloso. Su felicidad no es tan difícil de conseguir.

8-Tienen formas diferentes de pensar porque andan mucho y saben mucho sobre casi todo lo que leen.

De cada nuevo libro, personaje, frase o autor, toman lo más relevante, aquello que les parece importante y lo procesan para posteriormente aplicarlo a su vida. Siempre están abiertos a nuvas posibilidades, no se conforman con un sí o no. Buscan más allá de lo dicho, porque los libros le han enseñado que eso debe hacerse y que los límites sólo existen en la mente, una mente que ya ha sido privada de barreras.

Un lector no dice todo lo que piensa, pero por lo general piensa todo lo que dice. Porque lo ha aprendido, es autodidacta en cierta manera y disfruta siéndolo. Los libros han sido sus mejores amigos, sus vehículos, los mapas y sus destinos. 

Han andando, han sabido y siguen buscando.

9-No hay forma de cambiarlos. 

Hay dos maneras para convertirse en lector. En un lector del que hemos hablado durante todo el artículo. La primera es, naciendo. A veces suceden cosas extrañas, que no podemos explicar y que son realmente fascinantes. Nacer siendo un lector es una de ellas, el amor por los libros se siente desde antes de conocerlos. Las historias de mamá antes de dormir, los sueños despiertos o dormidos o el anhelo de un algo más. 

La segunda es hacerse, por un buen libro, un amigo, casualidades de la vida o simplemente por meta propia. 

El punto es que, una vez lector, jamás desertor. Los libros tienen esa magia, ese poder, ese todo para atrapar y mantener cautivo. Uno nunca quiere escapar y es lo que los hace tan maravillosos. Alternar realidad o fantasía, aunque se llega a un punto en el que la línea aparenta desaparecer.

El lector, nunca deja de serlo. No puede cambiar, tal vez aparente hacerlo. Pero si un día se cruza con una librería o un ejemplar viejo llega a sus manos; sabrás que no puede dejarlos por su mirada, la ansiedad y necesidad de hojearlo, olerlo y finalmente, disfrutar de la historia.

10-Saben que padecen Bibliofilia.  

Un verdadero lector presenta todos los puntos anteriores. Cuando eso sucede, puede usarse una palabra para describirlo sin muchos preámbulos, es un "bibliófilo". Una persona que siente gran amor por los libros. No hay más qué decir sobre ello. 

Las personas que los rodean como familiares o amigos, saben o deberían saber que lo son  que no hay nada que pueda cambiarlos. Saben que deben comprenderlos y disfrutarlos tal cual se presentan.

 

Espero hayan disfrutado de este análisis de los puntos principales. Si desean compartir sus opiniones, sugerir más números o compartir el artículo, será un gusto saberlo.

Saludos y felices lecturas!

María del Carmen



Nota: si compartes el post, no olvides citar fuente ;)

3 comentarios:

Te invitamos a comentar este post. Recuerda ser respetuoso.