El libro en el bar

Érase una vez un libro que había sido abandonado en el bar de una playa. Estaba solo y triste, pero su vida mejoró una noche cualquiera cuando alguien, después de mucho pensarlo, se lo llevó a vivir a la ciudad. Dejó se llevar agua, sol y arena, y vivió como debe hacerlo un libro: en un lugar donde lo cuiden y quieran.


Y esa, damas y caballeros, y todo lo demás, es la historia de cómo me robé un libro o, como a mí me gusta llamarla, de cómo salvé a un libro de su pronta destrucción. Pero vamos a contarla con más detalles, para que no quede tan... ¿sosa?

Así era el bar, más o menos
Corría el mes de marzo o febrero, en verdad no me acuerdo, y yo disfrutaba de las vacaciones antes de comenzar el último semestre de mi carrera universitaria. Estaba hospedada en una de esas posadas que parecen de ensueño donde todo es bello. Allí estaban la playa, la piscina y un jardín inmenso a los que les tomaba fotos con mi cámara en modo automático y el pulso de la gente que ha bebido muchas piñas coladas.
El bar de la posada quedaba justo al lado del restaurante; eran prácticamente la misma cosa. El día que llegué vi que había un libro amarillo sobre un mueble que también estaba lleno otros papeles. No le presté mucha atención y seguí con mi vida.
Esa noche fui a cenar al restaurante y mis ojos aterrizaron en el libro amarillo, aunque no pude ver de qué se trataba. A la mañana siguiente amaneció lloviendo (sí, lloviendo; es como de mala suerte que llueva cuando uno está en la playa, pero ¿qué se hace?),  así que cuando bajé al bar me di cuenta de que se había mojado parte del piso. Nuevamente mis ojos se posaron en el libro y esta vez pude ver que se trataba de Pretty little liars de Sara Shepard.
Yo soy fanática de la serie de televisión y quería leer los libros desde hacía tiempo, pero no había tenido la oportunidad. Me acerqué y lo toqué y me di cuenta de que estaba arrugado y mojado. En verdad me dio tristeza, pero allí lo dejé... como buena chica que se supone que soy.
El resto del día lluvioso lo pasé entre el bar y la piscina; el libro lo pasó en el mismo lugar, triste y solo. Mientras veía la lluvia caer me preguntaba de dónde había salido ese libro, por qué lo habían dejado ahí. Inmediatamente hallé respuesta a la primera interrogante, pues recordé que en la posada tenían biblioteca.
Esa noche, cuando bajé a cenar, descubrí que habían recogido los papeles que compartían el mueble en el que habitaba el libro abandonado. Sin embargo, el libro seguí allí, mojado, arrugado, triste y solo.
Pasaron los días y el libro seguía en el mismo lugar... y yo seguía con ganas de llevármelo.
Por fin, en la última noche que pasé en la posada decidí que me lo llevaba; me levanté de la mesa, sin disimular nada, lo agarré y lo guardé. Si alguien me vio, no dijo nada.
Me llevé Pretty little liars a casa, lo leí en un instante y decidí comprar el resto de los libros. Antes de eso lo puse a secar al sol y traté de arreglarle un poco las páginas; no quedó perfecto, pero al menos ya no parecía una biblia medieval a punto de caerse a pedazos.

Muchos me dirán ladrona... y en verdad lo soy, pero simplemente no iba a dejar que el libro se destruyera y luego fuera a parar a la basura.

¿Qué habrías hecho tú? ¿Lo dejabas ahí? ¿Le preguntabas a alguien de la posada por qué estaba allí? ¿Te lo llevarías, como hice yo? ¿Qué se te ocurre?




Amanda Pérez

6 comentarios:

  1. Yo me lo hubiese llevado igual, Amanda. Estaba claro que ese libro te quería sólo para él. Y tuviste la suerte de saber leerle los sentimientos, y actuar en consecuencia, agradeciéndote el hecho regalándote una de las historias con que más hayas podido disfrutar, tanto, como para hacerte con sus 'hermanos' llevártelos con él a tu casa y así poder descansar todos juntos por fin para siempre jamás.

    Sí, me gustó tu historia. Y me gustó que ese libro bello pero triste y solitario, se convirtiera en un libro bello, feliz y acompañado hasta el fin de los tiempos.

    ¿Sabes que ya me picaste por buscar sobre el librito y la serie?

    Gracias por compartir historia tan bella.

    Mary Lovecraft

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Mary!
      En verdad la serie de tv me gusta más que los libros, pues es un poco más creíble (dentro de lo que se puede). Los libros atrapan y están escritos de una manera genial que realmente involucra al lector... pero la historia se ha desarrollado de una manera muy extraña.
      De todas formas, creo que, si los lees, los vas a disfrutar bastante.

      Gracias por comentar

      Eliminar
  2. Oh, en esto no puedo opinar parcialmente, porque me he arramblado con libros en los lugares más dispares -ahora que como tengo una reputación que mantener mejor lo dejamos aquí.

    Hiciste estupendamente en llevártelo y, lo que es más, en disfrutarlo y cuidarlo. ¿Qué mejor que libros con significado en nuestras estanterías más allá de las historias que contienen? Ahora ese volumen tiene tu propia historia relacionada.. y la de Pretty Little Liars.

    ¡Precioso relato!

    @tracymour

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón :) Me has hecho pensar en las historias que tienen los libros más allá de las estanterías... Incluso, recuerdo unas cuantas anécdotas ahora que mencionas eso :D

      Eliminar
  3. También hubiera hecho lo mismo, de hecho lo hice en un par de ocasiones no de la misma forma, pero me los llevo para que no queden ahí desperdiciándose. Nunca he leído a Sara, espero hacerlo algún día.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que no estoy sola en esto de "robar" libros. ¡Ay, la doble moral! jajaja

      Eliminar

Te invitamos a comentar este post. Recuerda ser respetuoso.