¿Adolorido después de leer?


Lee tus libros y cuida tu cuerpo 


Hola queridos lectores….

A menudo cuando leemos adoptamos posiciones incomodas, que conservamos por al menos una hora.

 A veces duele la espalda, a veces el cuello, otras se entumen las piernas.
RG - leer - biblioteca ©All rights reserved by Romina Guerra Alvarez
Bueno eh aquí  una serie de posiciones y ejercicios en donde te puedes acomodar para leer, que ayudaran a tu postura y a no terminar adolorido.

También una serie de ejercicios para destensar y relajar el cuerpo después de haber leído un buen rato.

Posturas...


Lectura de sillón
Se debe optar por un sillón firme, de preferencia con descansa_brazos. La parte baja de la espalda debe ir hacia el respaldo y recargase tratando de mantener una posición recta. Lo ideal sería tener una pequeña almohadilla en el cuello y al mismo tiempo, tener un banquito que no supere los 20 centímetros para apoyar los pies. Los codos deben ir en el descansa_brazos y tomar el libro formando un ángulo de 45 grados. Es básico poner mucha atención en la iluminación.






RG - leer - cama ©All rights reserved by Romina Guerra AlvarezPara leer en la cama
Se recomienda evitar leer semisentados (con las rodillas extendidas y el tronco inclinado hacia delante o en rotación), principalmente porque esa posición lastima la región lumbar, implicando un peso extra para la columna vertebral.
En general, se recomienda acostarse boca arriba, colocando una almohada en la cabeza y llevando los brazos a la altura del pecho. Es mejor apoyar los codos en el colchón y sostener el libro en línea recta con nuestros ojos, tratando de mantener una distancia aproximada de 45 centímetros.
En cuanto a la luz, lo mejor es que provenga de la parte de atrás o del costado. También se puede recurrir a pequeñas lámparas parecidas al dispositivo bluetooth, que se coloca en la oreja.


En el camastro
RG - leer - verano ©All rights reserved by Romina Guerra Alvarez
Para esos días de playa, leer en el camastro es una excelente opción. Se sugiere colocarlo en un ángulo de 105 grados, recostarse y ubicar una almohadilla suave en la región lumbar. Para mayor comodidad y si la persona así lo desea, puede poner otra en el cuello.
Ahora debemos llevar las rodillas a la altura del pecho y finalmente apoyar el libro en los muslos. La luz solar debe venir desde atrás



Y para las veces en que nos levantamos adoloridos de la lectura….
(claro siempre satisfechos de las aventuras vividas)

·       1.-  Coloca la columna derecha; baja la cabeza mirando hacia el ombligo; inspira y reten el aire mientras llevas la cabeza hacia atrás lo más que puedas. Regresa la cabeza hacia adelante tomando la posición inicial y exhala lenta y silenciosamente el aire retenido. Repite este ejercicio 5 veces.

·        2.- Coloca el cuerpo derecho. Gira la cabeza hacia un lado mirando hacia el hombro; inspira y reten el aire mientras giras la cabeza hasta apoyarla en el hombro del lado contrario, (esto es como si fueses a recostar la cabeza sobre el hombro contrario). Luego, regresa la cabeza a la posición inicial y exhala el aire retenido. Repite este ejercicio unas 5 veces. Luego repetirlo del lado contrario.


·       3.-  Coloca el cuerpo recto. Inspira y reten el aire para levantar un hombro lo mas alto que pueda sin mover la cabeza. Baja el hombro y exhala el aire retenido. Hazlo 5 veces. Luego, repite el ejercicio con el otro hombro. Y luego repite el ejercicio con los 2 hombros al mismo tiempo.

·        4.- Coloca la espalda recta, realizar una respiración silenciosa mientras subes los hombros y los hechas hacia adelante. Luego repite el mismo procedimiento pero llevando los hombros hacia atrás. Realiza este ejercicio unas 5 veces.
 


Y ustedes? en que posición leen?

Besos.... Paty M

2 comentarios:

  1. Gracias por el consejo, la verdad es que cuando esta interesante el libro no controlo la postura que me pongo y luego me duele todo el cuerpo XDDD

    voy a tomar nota de esos ejercicios me vendrán bien.

    Maulliditos

    ResponderEliminar
  2. a mi me ayudaron mucho, como anécdota una vez por andar leyendo de cabeza en el sillón me lastime muy feo el cuello, hasta al doctor fui a dar, pero es que tienes tanta razón, nos volvemos come libros cuando la historia nos atrapa.... Saludos!

    ResponderEliminar

Te invitamos a comentar este post. Recuerda ser respetuoso.