Reseña de El rompecabezas del cabo Holmes

Nada es lo que parece cuando un mal día el cadáver de una modelo francesa recala en la costa gallega, luego de un aparente naufragio nocturno. Lo extraño empieza cuando no se encuentran otros cuerpos, ni sobrevivientes, y ni rastro alguno del misterioso navío, aparentemente un velero. La noticia alcanza proporciones de escándalo cuando se descubre que la modelo no es francesa, sino rusa; y que, además, está involucrado un famoso magnate de las finanzas, la moda y los negocios de alto vuelo, cuya abrupta desaparición amenazará la estabilidad emocional -y económica- de mucha gente de aquel plácido y millonario entorno. 
Un cabo, oficial Souto “Holmes”, (nunca mejor apodo), y un vehemente detective aristócrata coincidirán en un solo objetivo: entender, explorar y desmantelar la monumental serie de mentiras, trampas, falsificaciones y hechos velados que rodean, y amenazan, todo el caso. Los peligros –mortales- los acecharán a medida que la verdad (como las piezas de un caótico rompecabezas) termine por dibujar el verdadero rostro de los protagonistas. Dos mujeres, bellas, poderosas, ricas, refinadas, y cuyos sinuosos actos que buscan esconder algunas zonas oscuras de su existencia, completan el acertado elenco de esta irresistible novela policiaca de Carlos Laredo. 
Si bien la obra no es muy extensa, el autor se las arregla para jugar con el misterio y la curiosidad del lector. Nos somete a un duelo de expectativas y tensiones que no menguan, sino que se multiplican a cada capítulo. Nos suelta la información a plazos. Página a página los buenos no lo son tanto y los villanos adquieren otra dimensión a la luz de los nuevos datos (sobre todo en el caso de Lina y Julieta). Al final nos sorprende con revelaciones que le dan un vuelco a la historia y toda la trama adquiere un nuevo sentido. 
Por otro lado, más allá de los tumultos y pesquisas de rigor propios de estas novelas, es agradable la inclusión de los escenarios rurales que destaquen por su grandiosidad como es el caso de este libro. Aunque ciertas escenas ocurren en Niza, Portugal, o en la incomparable bahía de Montecarlo, en Mónaco, es la costa de Galicia la que impacta por su espectacular belleza, por el paisaje marino que todavía conserva el encanto de lo rústico, de lo aún intocado por el vértigo de la vida moderna. 
Muy buena la estructura y el ágil ritmo narrativo, no obstante, siempre hay un “pero”, una crítica a los diálogos. Estos, en muchos casos, se empeñan en aclarar lo evidente, en contar como resúmenes hechos ya vistos (o leídos), lo que entorpece la fluidez del relato.
Más allá de eso, recomendado.

Booktrailer

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te invitamos a comentar este post. Recuerda ser respetuoso.